Cambiar de trabajo es algo que se pasa por la cabeza varias veces a lo largo de la vida laboral con mayor o menor frecuencia en función de la situación en la que uno se encuentre, tanto laboral como relacionado con las circunstancias personales.

Un buen sitio para conocer el recorrido que lleva una vida laboral y los cambios que se han producido es la red donde se vuelcan estos acontecimientos a diario. LinkedIn ha elaborado un estudio con la información sobre personas que han cambiado de empleo entre diciembre de 2014 y marzo de 2015, en el que se analizan los motivos por los que cambiamos de trabajo y qué actividades y sectores van ganando trabajadores en plantilla y cuáles van adelgazando empleado a empleado.

¿Por qué cambiamos de empleo?

De forma general, la razón principal por el que una persona ha tomado la decisión de cambiar de trabajo ha sido la falta de oportunidades para progresar (45%), la insatisfacción con el liderazgo de los directivos (41%), la insatisfacción por el ambiente y la cultura de trabajo (36%). Solo en quinto lugar se posiciona la insatisfacción por el salario.

Buscamos mejor salario y más motivación

El primer dato que llama la atención es el aumento de personas que abandonan las grandes empresas (más de 5.000 empleados) para incorporarse a las medianas o pequeñas (menos de 500 empleados). A pesar de que “tener unas mejores condiciones y salario” (50%) es el primero de los principales motivos para irse a una pequeña empresa, le sigue muy de cerca la creencia de que el nuevo trabajo será más motivador (49%). En tercer lugar se posiciona tener “una mayor capacidad de impacto con nuestro trabajo” (47%). Parece ser que las pequeñas motivan por su potencial de crecimiento.

Siguiendo el estudio, los sectores que ven cómo aumenta el número de candidatos provenientes de otros ámbitos son los sectores tecnológico, la asistencia sanitaria, el petróleo y la energía. Las razones son variadas. Los trabajadores de la rama sanitaria tienen más en cuenta para cambiar de trabajo que se adecue a sus intereses. A los trabajadores del sector de la energía, petróleo incluido, lo que les mueve es mejorar su salario mayoritariamente.

Existen sectores más populares que se posicionan entre los más demandados, como los anteriores, y otros de los que no duele marcharse. Las razones que esgrimían aquellos que habían abandonado el comercio (ventas y productos para clientes) eran principalmente la dificultad para conciliar la vida laboral y personal. Los que dejaban atrás (o hacían un kitkat) en puestos de la Administración pública, la educación o las ONG se pronunciaban a favor de probar en un nuevo sector o continuar con su formación.

Fuente: http://blog.infoempleo.com  por Luisa Carrasco.

Pin It on Pinterest