El Salvador es la economía 95 de 118 evaluadas en el Índice Global de Competitividad del Talento (GTCI) 2017 que refleja claras deficiencias en su capacidad para atraer, desarrollar y retener el talento humano.

El estudio, que fue elaborado y presentado por el Grupo Adecco, la Escuela de Negocios para el Mundo (INSEAD) y el Instituto de Liderazgo de Capital Humano (HCLI), durante el foro de Davos (Suiza), califica dos niveles de talento que se resumen en habilidades de nivel medio (laborales y vocación) y habilidades de alto nivel (o de conocimiento global).

Así, midiendo la puntuación de un país con respecto a seis pilares como “facilitadores”, “captación”, “crecimiento”, “conservación”, “trabajo y formación profesional” y “conocimiento global”, la economía salvadoreña se ubicó en la casilla 95, perdiendo 11 posiciones respecto al GTCI de 2015-2016.

El estudio califica las distintas categorías en un rango entre 1 y 100 puntos, haciendo que mientras más alta sea su puntuación más arriba se ubique en el ranking.

En disponibilidad del talento o aspectos “facilitadores”, El Salvador se colocó en el puesto 75 a nivel mundial con 49.3 puntos. Los ítems dentro de esta categoría en los que el país se ubicó en las mejores posiciones fueron “calidad de regulación” (57) e “intensidad de competencia” (59). La única sección en la que El Salvador se ubicó en la posición 1 fue en la de “facilidad de cesantía”; y aunque comparte lugar con otras grandes potencias como Suiza y Estados Unidos, éstos también se ubican en la casilla 1 en “facilidad de contratación”, y ahí el país llegó a la casilla 70.

Pin It on Pinterest