El contar con un personal comprometido, de alta calidad humana y profesional, es la única ventaja competitiva permanente que la Empresa puede tener y que lo acerca al nivel de excelencia que desea proyectar. Todo lo demás: tecnología, instalaciones, materiales, pueden ser comprados, sin embargo, un equipo humano de alta calidad no puede ser comprado, debe ser creado. ¿Cómo lograrlo? Es posible a través de 3 pasos esenciales:

El compromiso de los líderes es proveer bienestar y seguridad a sus colaboradores. Todas las acciones que se emprendan sobre estas premisas, ayudan a generar confianza y tranquilidad en las personas, lo cual satisface 3 de las necesidades básicas del Ser Humano: Seguridad, Sentido de pertenencia y Autoestima. Es imperativo brindar atención personal a cada uno de los colaboradores en la Organización y esto solo es posible a través de un liderazgo que se ejerza como una práctica religiosa en toda la cadena de mando.

Cuando los Valores se viven realmente, los resultados se dan a nivel de tarea. Y esto es la mejor evidencia de la congruencia en una Organización. Analicemos las siguientes reflexiones, de personas reales, dentro de diferentes Organizaciones:

Frases que reflejan sentido de pertenencia y liderazgo

  1. “La Compañía pone en nuestras manos el prestigio, nosotros ponemos el corazón para lograr los objetivos” (Supervisor Producción)
  2. “La gente trabaja sola, solo hay que dirigirla” (Coordinador de área productiva)
  3. Si la gente se siente reconocida, los problemas se minimizan” (Supervisor)
  4. “Somos el enlace entre la Empresa y el Empleado” (Jefe de grupo)
  5. “Los Jefes debemos adecuarnos a nuestros empleados” (Supervisor)
  6. “El éxito se logra cuando se involucra a las personas clave” (Gerente)

Las personas se sienten seguras si son:

  1. respetadas
  2. reconocidas
  3. involucradas y proyectadas
  4. estimuladas para el desarrollo de sus facultades
  5. motivadas a mejorar sus marcas
  6. enriquecidas con el ejemplo del Líder, al intercambiar con el experiencias, información y metodologías

La Cultura de una Organización es la suma de los valores, creencias, actitudes, hábitos, prácticas y procedimientos de los actores que la conforman. Observar a las personas permite entender el comportamiento general de la Organización: cómo dialogan, cómo resuelven los problemas, cómo toman acuerdos; cómo responden a los requerimientos de servicio; cómo se relacionan entre sí; cómo apoyan; cómo refutan. Un reto muy grande para cualquier Organización es mantener una congruencia entre la definición y la acción.

La mejor manera de respetar a una persona es hacerla sentir parte del Sistema

No se pueden tener buenos frutos a menos que se cuiden las raíces. El nuevo rol de cada uno de los líderes, independientemente de la posición que se tenga, el status o nivel de autoridad, es pasar de solucionadores de problemas a generadores de oportunidades. La clave está en redefinir principios y valores para que la Organización pueda responder rápidamente a los cambios del ambiente interno y externo. Estos cambios deben enfocar tres condiciones:

– Calidad de vida en el trabajo: Desarrollar un ambiente laboral que permita a las personas elevar su espíritu, su conocimiento, sus capacidades y que al mismo tiempo responda a la expectativa de ser valioso y reconocido.

– Enriquecimiento del trabajo: Generar motivadores adicionales para que el empleo sea más gratificante, promoviendo el enriquecimiento del rol, estimulando el desarrollo de las competencias del empleado: toma de decisiones, rapidez, espíritu triunfador.

– Resultados: Una Empresa se mide por la actitud de sus empleados, finalmente esto es lo que hace posible que los resultados del proceso productivo, tengan la calidad que le permitirá a la Organización ser competitiva. Aquí es muy importante generar el análisis y la acción, más que alimentar el hábito de la simple anotación de resultados, evite convertir a su Empresa en una Organización que reacciona, conviértala en una Organización que aprende.

  1. La Organización que aprende, encarna una actitud y ésta se adecua a nuevos tiempos, ambientes y necesidades. Pregúntese: ¿su Empresa tiene esta flexibilidad?
  2. Existe un enorme deseo por aprender de parte de individuos y grupos. Pregúntese: ¿este conocimiento es puesto al servicio de la misma Organización?
  3. El aprendizaje es valor central de la Organización. Pregúntese: ¿se nota la rapidez con que aprendemos en acciones concretas de mejora, necesarias y oportunas cuando son requeridas?
  4. En este ambiente, la innovación no solo es alentada, es celebrada. Pregúntese: ¿contamos con un Programa de Reconocimiento a las buenas prácticas de manufactura a nivel organizacional?

Las Organizaciones que aprenden tienen la capacidad de transformar el presente, aprender del pasado y proyectarse al futuro y no olvidan que el futuro no es una continuación del pasado, sino una serie de continuidades. “Los caminos no se hicieron solos”. Existe en Desarrollo Organizacional, un concepto conocido como “Diseño base Cero” que se refiere a que todo Sistema es susceptible de mejora, con la peculiaridad de que cuando se aprende de los errores y se efectúan mejoras, esa transformación se convierte en una nueva base, es un continuo avance hacia la excelencia.

Prepararse para el mañana significa:

  1. Crear nuevos vehículos para transitar nuevos caminos
  2. Aprender diferentes habilidades acordes a los nuevos tiempos
  3. Un nuevo y total sentido de dirección

Las Organizaciones deben identificar a los Directores del Cambio y deben prepararlos para que encuentren los medios adecuados para comunicar a sus colaboradores los nuevos retos y las estrategias para enfrentar esos retos, con la intención de convertirlos en oportunidades de crecimiento.

A su vez, estos Directores deben habilitar a Líderes, en todos los niveles de la Organización y en todas las áreas, para que conciban una Organización nueva construida por el poder de su propia gente (conocimientos y actitudes), de sus procesos (Calidad) y Servicios (efectividad).

Este es el Liderazgo al que me refiero, un Liderazgo que provoca transformación, que reúne a todos los actores, que enfoca a la Organización entera. El Liderazgo debe compartirse con todos los niveles. La única forma de hacer que un Sistema sea efectivo es cuando cada miembro de la Organización se siente 100% responsable de los resultados y se convierte en dueño de su propio proceso.

Obtenido de: https://www.gestiopolis.com/3-pasos-lograr-ventaja-competitiva-capital-humano/

Pin It on Pinterest